Ver como
Ordenar por
Mostrar por página
Imagen de MEMORIAS DE UNA MULA
850

MEMORIAS DE UNA MULA

Venezuela es presa de la violencia brutal del narcotráfico e Ivamar Santos se involucra en ese ambiente con la esperanza de conseguir el dinero para pagarse una figura perfecta. Así, a pesar del riesgo pero sin nada que perder, se enrola en el cártel que comienza a utilizar su cuerpo como transporte de la droga a Europa. Poco a poco, escala en la estructura criminal hasta liderar una de las redes de tráfico más importantes del país, pero un encuentro azaroso amenaza con destruir todo lo que ha conseguido. Un día en Santo Domingo se topa con el hombre que ha estado obsesionado con ella desde que se conocieron en el colegio durante la adolescencia. Por años él la idealizó y, ahora, deberá decidir entre denunciarlo o seguir adelante con su amor enfermizo. Basado en hechos reales, el autor narra con precisión y sin concesiones la historia de una de tantas mujeres que, por miedo o por necesidad, entran al sangriento mundo de las drogas y lo sacrifican todo para sobrevivir.
850
Imagen de TRABAJADORES INMIGRANTES EN REP. DOM.
1,500

TRABAJADORES INMIGRANTES EN REP. DOM.

Este libro concluye 33 años de estudio de las migraciones proletarias en la República Dominicana y su conexión con el mundo azucarero. Para esta investigación tomé como modelo el texto de Harry Hoetink El pueblo dominicano: 1850-1900. Apuntes para su sociología histórica publicado en el 1971. Siguiendo sus pasos quise trazar una historia social de estos trabajadores que vinieron a la República Dominicana a finales del siglo XIX (los haitianos lo hicieron a principios del XX) en búsqueda de oportunidades para mejorar sus vidas, como ocurre siempre con todos los migrantes. Esta fuerza de trabajo fue atraída por las ofertas de colocación en la naciente industria azucarera, oportunidad que aumentaba cada vez más porque después de la crisis que provocó la baja del precio internacional del azúcar en el 1884 (que se reflejó en el país en una drástica baja en el salario en ese sector), los dominicanos se negaron a trabajar en la plantación azucarera.
1,500